Novillada

Un jueves de Julio, de esos calurosos (menos mal que después se levantó algo de brisa) nos juntamos unos cuantos para acercarnos a la Maestranza y pasar un rato agradable en esos asientos tan incomodos

La cervecita previa se produjo a pesar del retraso de más de uno, pero las puntillitas en “El Serranito” sentaron bastante bien (para alguno un poco escasas).

Para la próxima vez no se nos puede olvidar la neverita con nuestros botellines de cruzcampo bien fresquito, como esos tres que nos regalaron nuestras vecinas…

La noche de toros, a parte de calurosa, tuvo momentos de emoción del recibimiento a porta gayola del último toro o los múltiples revolcones que sufrieron los novilleros. Cabe destacar la faena de la una mujer de la noche, que al final fue la triunfadora con una vuelta al ruedo.

Habrá que ir preparando las neveras para la semana que viene que es la gran final.

Anuncios